¿Qué son las carillas dentales?

Solicita más información sobre nuestras servicios

¿Quieres saber qué son las carillas dentales? A continuación, vamos a explicarte todo lo que necesitas saber para que puedas comprobar si este tratamiento es ideal para ti, cuál es la vida útil de las carillas y en qué casos se suelen poner.

Las carillas dentales han ganado mucho terreno últimamente en el sector odontológico y es el tratamiento más demandado dentro de la estética dental gracias a que es muy poco invasivo e indoloro, ofreciendo excelentes y efectivos resultados.

Entre las razones por las que los pacientes deciden someterse a esta intervención destacan que no se talla el diente, no se necesita anestesia y que el tratamiento tiene mucha durabilidad. 

Además, todo el mundo puede someterse al tratamiento de las carillas dentales, y gracias a los avances odontológicos, se pueden personalizar las carillas en función de lo que el paciente necesite, pudiendo elegir el color, brillo, composición y tamaño de estas, motivo por el que las carillas quedan de manera bastante natural y no son perceptibles

Descubre qué son las carillas dentales y por qué es uno de los tratamientos más demandados dentro de la odontología estética ¡Sigue leyendo para que no te pierdas nada!

¿Qué son las carillas?

Las carillas dentales son unas láminas finas, pequeñas y muy resistentes que suelen estar compuestas de composite o porcelana.

Estas láminas creadas de forma personalizada para cada cliente se adhieren a la parte frontal de los dientes con el objetivo de mostrar una sonrisa más bonita y en algunos casos, tapar alguna mancha o desperfecto dental como fisuras o espacios interdentales.

Las carillas dentales tienen varias funciones, una de las principales suele ser para llevar a cabo reconstrucciones estéticas dentales, creadas para mejorar el aspecto externo de los dientes. Pero esta función principal no es la única, ya que estas láminas no solo sirven para mejorar estéticamente la boca, también se utilizan para corregir la estructura dental de algunos pacientes.

Gracias a los avances dentales hasta la fecha, las carillas se pueden crear en base a un brillo, tamaño, color y material que el paciente desee y así se ajuste mejor a sus preferencias. En definitiva, las carillas dentales se crean a partir de lo que el paciente demande.

También existen un tipo de carillas las cuales son diferentes y son capaces de lograr efectos opacos o translúcidos según el paciente lo desee. Las carillas con un efecto opaco se utilizan para tapar algún desperfecto dental como la tinción o las fisuras, mientras que las que son translúcidas, se utilizan para dar una sensación de naturalidad y mejorar la estética dental.

qué son las carillas dentales

¿De qué depende la duración de las carillas?

Las carillas son unas láminas creadas para que tengan una vida útil larga, pero es difícil determinar con exactitud cuánto pueden durar, ya que hay una serie de variables que hay que tener en cuenta.

Dicho tratamiento ve mermada su calidad estética con el paso de los años y por ende en algunas ocasiones hay que llevar a cabo una restauración o reemplazarlas directamente.

La duración depende enormemente del material de su composición, de las revisiones periódicas y de los alimentos consumidos por los pacientes.

Además y como es obvio, se recomienda encarecidamente que para que la duración de las carillas sea lo máximo posible, se mantenga una buena higiene bucodental después de cada comida. 

A continuación, vamos a exponer en profundidad de qué depende su duración.

La duración de las carillas también depende del material utilizado

Existen dos tipos de carillas en función de su composición, las carillas dentales de porcelana y las de composite.

Ambas carillas son un tratamiento poco invasivo, ya que en ninguna de ellas es necesario tallar el diente y, por tanto, utilizar anestesia.

Las carillas dentales de porcelana se crean a partir de un molde de la dentadura del paciente o bien se utiliza un escáner 3D para su posterior impresión y fabricación de las láminas en un laboratorio especializado. Estas carillas son las más resistentes, duran alrededor de 20 años y se fracturan en menor medida.

Por otro lado, las carillas dentales de composite se crean a partir de una resina sintética de alta calidad y, a partir de ahí, se forma una pasta que se aplica en el diente y según la disposición de las piezas dentales del paciente, y sus preferencias en cuanto a tamaño, color y brillo se crea la forma deseada. Las carillas de composite duran entre 7 y 10 años, siempre que se realicen algunos retoques ya que se suelen fracturar más y son más propensas a la tinción. Además, estas carillas son más económicas que las de porcelana y cada vez están más demandadas.

De las revisiones periódicas

Las carillas están fabricadas para que sean duraderas, ya que los materiales utilizados son de alta calidad y estos, han sido testados en laboratorios para que los agentes externos que nos llevamos a la boca no dañen en exceso las láminas superpuestas.

Pero las carillas no son para toda la vida, es cierto que duran durante muchos años, pero para ello es necesario acudir a las revisiones periódicas de tu clínica dental e ir haciendo retoques estéticos para que los pacientes tengan una boca bonita y natural.

Los alimentos consumidos también dependen de la duración de las carillas

Pongamos un ejemplo muy simple, ¿Qué debilitará más una carilla, un alimento neutral como puede ser el arroz o algún ácido como el vinagre? La respuesta es fácil.

Dependiendo de las costumbres alimenticias de los pacientes puede variar la vida útil de las carillas, ya que estas se desgastan igual que los dientes

Con este tratamiento se puede comer todo tipo de alimentos, aunque es cierto que hay algunos que pueden causar tinción, haciendo que la carilla pierda su color natural.

Solicita más información sobre nuestras servicios

¿En qué casos se colocan las carillas?

Las carillas dentales pertenecen a la ortodoncia estética, pero eso no quiere decir que estén muy lejos de conseguir los resultados habituales de las intervenciones dentales en cuanto a salud dental se refiere.

Además, se suele preferir este tipo de tratamiento ya que la recuperación es abrumadoramente rápida, haciendo que los pacientes hagan vida normal a partir del día siguiente y es una opción más económica.

Aun así y con estas ventajas, al no trabajar directamente con las piezas dentales, el paciente puede demandar la forma, color y brillo de las carillas, haciendo este tratamiento la mejor opción estética y en muchas ocasiones, la mejor opción para mejorar la salud dental.

¿Quieres saber en qué casos generalmente se colocan las carillas? ¡Sigue leyendo!

Presencia de diastemas, una de las principales razones por las que se utilizan las carillas

Es bastante frecuente que los niños pequeños presenten separación entre los dientes, más frecuentemente entre los dientes denominados paletos. 

Dicha separación o diastema se suele corregir cuando se sustituyen los dientes de leche por los permanentes, pero en algunos casos a la edad adulta, hay pacientes que presentan diastemas.

Una opción muy recomendable por la rapidez y los buenos resultados que se consiguen, son las carillas dentales.

Estas láminas, como hemos comentado anteriormente, se crean de forma personalizada para cada cliente, pudiendo demandar el tamaño que quiera para tapar los diastemas.

Además, es un tratamiento indoloro y con el cual, los pacientes hacen vida normal en un corto periodo de tiempo.

Esmalte más oscuro de lo habitual

A medida que envejecemos el esmalte dental comienza a desgastarse revelando la dentina del diente, es decir, la parte interna de las piezas dentales. 

Esta dentina tiene un color amarillento. Conforme pasan los años, los dientes también comenzarán a crear más dentina a medida que envejecen, lo que también provoca que los dientes tengan una apariencia un poco más oscura.

 

Esto les ocurre a muchas personas, ya que por mucho que tengamos una buena higiene bucodental, los dientes se van desgastando.

Pero para todo gran problema, hay una gran solución. El tratamiento de carillas dentales es perfecto para combatir el oscurecimiento de los dientes, ya que si el cliente lo desea, puede demandar unas carillas opacas para que no se vea el esmalte oscuro.

Una vez que el cliente decide ponerse carillas opacas, puede elegir el tono de blanco que desea, el brillo y el tamaño para dar una sensación de naturalidad y que la sonrisa sea bonita pero, en ningún caso, que parezca falsa.

Desperfectos en las piezas dentales, otro de los principales motivos por los que utilizar carillas

Hace unos años, cuando las personas tenían algún tipo de desperfecto dental, se sometían a una intervención odontológica, en muchos casos ni siquiera se intentaba arreglar la parte dañada, se cambiaba la pieza completa y se instauraba otra nueva. Bien es cierto que este tipo de tratamientos cumplían el objetivo de arreglar o solucionar aquellos desperfectos, pero de una manera brusca.

Hoy en día no es necesario extraer las piezas dentales que hayan sufrido algún desperfecto por algún golpe o desgaste, en este caso la mayoría de los pacientes suelen preferir el tratamiento de las carillas dentales.

La razón es muy simple, si el paciente tiene algún tipo de fractura o desgaste no es necesario extraer la pieza dental, se crean unas carillas que suelen ser opacas para disimular los desperfectos, se les da una forma para que de la sensación de que los dientes están completos y esto conlleva a dos ventajas frente a las intervenciones comunes: en primer lugar este tratamiento es menos costoso y por otro lado la recuperación es mucho más rápida.

Recesión de la encía 

La recesión gingival es un proceso en el que las encías se desgastan y retraen hacia arriba, dejando al descubierto la raíz del diente que antes se encontraba oculta bajo el tejido blando. 

Un cepillado excesivo con una encía débil y fina o una mala higiene bucodental con una dieta con alimentos ácidos puede precipitar la aparición y desarrollo de la recesión de la encía.

Dicha recesión provoca mayor sensibilidad al destapar las raíces de los dientes y da la sensación de tener una boca fea al desaparecer el tejido de las piezas y verse más largos de lo normal.

 

El tratamiento de las carillas es un gran aliado de los pacientes para evitar este desperfecto dental. Al poder elegir el tamaño de las láminas, se puede tapar la recesión de la encía, haciendo que los síntomas explicados anteriormente desaparezcan.

Esmalte debilitado, otra de las razones por las que utilizar carillas

Con el paso de los años y por el consumo de sustancias ácidas como jugos de frutas cítricas o bebidas carbonatadas, el esmalte se va debilitando ya que la parte mineral del diente se va desgastando.

Los síntomas de un esmalte debilitado son varios, dientes amarillentos, aparición de pequeñas grietas y aumento de la sensibilidad en las piezas dentales.

Y, para este problema dental, el tratamiento de las carillas es perfecto, ya que tapa el diente original haciendo que no se vean las pequeñas fracturas y ofrece al paciente un color más blanco y por lo tanto más bonito. Además, al quedar tapada la pieza, reduce casi por completo la sensibilidad dental producida por un esmalte debilitado.

Empastes desgastados

Las caries aparecen cuando las bacterias de la boca producen ácido que ataca directamente al esmalte. Estas provocan un daño en la superficie o esmalte de un diente. Si no son tratadas a tiempo, pueden causar dolor, infección e incluso pérdida de las piezas afectadas.

Para sanar las caries que aparecen en los dientes, se recurren a los empastes, que tapan la zona afectada y no dejan a las bacterias entrar y producir el ácido comentado anteriormente.

Pero dichos empastes se desgastan y debilitan por el contacto con alimentos o bebidas. Lo que se pretende con un empaste, es que la zona quede tapada por completo y esto, también se puede conseguir con las carillas dentales.

Al tener un empaste desgastado puede ponerse otro o utilizar carillas, haciendo que sea imposible la entrada de alimentos y por ende, de bacterias que podrían dañar más el diente.

Mala posición de los dientes, entre las principales razones por las que emplear carillas

Como hemos comentado anteriormente, el tratamiento de las carillas pertenece a la rama de la ortodoncia estética, pero no solo se utiliza para objetivos estéticos, si no que también puede ayudar a mejorar la salud dental de los pacientes.

La estructura dental de cada persona puede verse afectada por múltiples factores: una mala higiene bucodental, no acudir a las revisiones dentales periódicas al formarse la estructura y que la forma no sea la apropiada o que directamente la estructura dental no se haya consolidado bien al no tener espacio en la mandíbula.

 

Tener una mala posición de los dientes puede contribuir a no tener una buena mordida, las cuales tienen una clasificación según la disposición de los dientes, como pueden ser mandíbula cruzada, clase 2 o clase 3.

En muchos casos, los pacientes que sufren este tipo de maloclusión, se someten a cirugías o intervenciones de ortodoncia, pero esto no es totalmente necesario a no ser que la mandíbula esté muy mal estructurada.

Las carillas pueden ser empleadas para ir formando una buena estructura dental, ya que hacen presión y con el paso del tiempo, alinean las piezas dentales.

Llegados a este punto, ya sabes qué son las carillas, la duración de las mismas y en qué casos se suelen colocar. No debes olvidar que el tratamiento de las carillas dentales no es doloroso ni invasivo, ya que no se talla el diente ni es necesario el uso de anestesia para su acople. 

Las razones para someterse a este tratamiento son múltiples pero todas ellas están relacionadas con cuestiones estéticas, como por ejemplo ocultar diastemas o fisuras, mejorar la estructura dental o tapar algunas manchas u oscurecimiento del esmalte. Este tratamiento ofrece una recuperación muy rápida, motivo por el que muchos pacientes eligen esta intervención estética frente a otras.

Además, estas láminas que se disponen en la parte exterior de los dientes ayudan a tener una buena salud bucodental y ofrece a los pacientes que puedan presumir de una sonrisa bonita. Gracias a esto, en muchas ocasiones aumenta la confianza y el bienestar de aquellos pacientes que se atreven a probarlas.

Desde Carlos Saiz Smile ofrecemos carillas dentales de la mano de los mejores especialistas, los cuales proporcionan dichos tratamientos para algunas celebrities. Nuestra clínica de estética dental es muy reconocida gracias a nuestro tratamiento estrella, que son las microcarillas sin tallado dental, razón por la que acuden a visitarnos celebrities de todo el mundo. ¿Te atreves con este tratamiento? ¡Pide tu cita ya!

Disponemos de dos clínicas dentales, una en Barcelona y otra en Madrid, así que si quieres tener una sonrisa bonita y no quieres someterte a intervenciones odontológicas por su alto coste y tardía recuperación, atrévete con un tratamiento de carillas dentales, el cual hará recobrar ese color, brillo y tamaño que tanto deseas.

Además, no te olvides de los beneficios bucodentales y la posibilidad de solventar algunos problemas estéticos como las fisuras, los huecos dentales o dar el tamaño que deseas. ¡Pide tu presupuesto sin compromiso!

RESERVA TU CITA
Consigue la sonrisa de tus sueños.

Rellena este formulario y recibirás nuestra respuesta en un mínimo de dos días laborables.